La ADR y la mediación.

Podemos definir las Alternative Dispute Resolution como las técnicas extrajudiciales de resolución de conflictos que se desarrollan mediante la intervención de una tercera persona profesional, que ayuda a dos partes en conflicto a alcanzar un acuerdo que resuelva sus disputas. Son considerados ADR entre otros, la conciliación, la mediación y la negociación.

Este tipo de técnicas dispone de una dilatada trayectoria en paises anglosajones y en concreto en EEUU, donde para combatir la saturación de los casos en los tribunales y los errores administrativos y judiciales, se fomentó la introducción de modalidades alternativas de resolución de conflictos como la mediación, la conciliación y el arbitraje. Dichas técnicas resultaban más ágiles, baratas y eficaces y con el tiempo se han popularizado enormemente, siendo aplicadas a ámbitos tan distintos como el familiar, el educativo, el laboral, el contractual, el administrativo, en el medio ambiente y la salud pública, además de entre organizaciones y entidades religiosas. Dichos procedimientos alternativos deben reunir ciertas notas comunes, como son la voluntariedad de las partes y su protagonismo sobre el acuerdo y un menor coste y duración respecto al proceso judicial.

mediacion

Diferencias entre mediación y arbitraje

La mediación es un método alternativo a la vía judicial para la resolución de conflictos de cualquier índole, familiar, laboral, escolar, etc. Las partes deciden voluntariamente someterse a él y a través de la intervención de un tercero neutral, imparcial y profesional alcanzar un acuerdo que surge de ellos mismos y que no puede ser impuesto por el mediador. El profesional a través de la imparcialidad, la confidencialidad y la neutralidad, ayuda a las partes a resolver sus disputas, siempre teniendo en cuenta que el acuerdo alcanzado surge únicamente de las partes. Dicho acuerdo debe obedecer a los preceptos legales para que disponga de plena validez. Durante la mediación las partes tienen la posibilidad de alcanzar la liberalización emocional y el acercamiento entre posiciones. El profesional ayudará en este proceso, siempre desde la imparcialidad y la neutralidad. En caso de no alcanzar acuerdo alguno, las partes pueden retomar la vía judicial, si así lo desean. El acuerdo que alcancen las partes a través de este procedimiento puede ser elevado a escritura pública y transformarse en título ejecutivo.

El arbitraje es una modalidad alternativa a la vía judicial de resolución de conflictos. Las partes deciden voluntariamente someterse a la decisión de un árbitro o varios, cuya decisión es vinculante para las partes. El árbitro oye a las partes y emite un laude que debe ser ejecutado y además excluye la posibilidad de acudir a la vía procesal posteriormente. Pueden ser arbitradas sólo las materias disponibles, es decir, aquellas que no atentarían a la ley, la moral, el orden público ni las buenas costumbres.

Los plazos en los que transcurren la mediación o el arbitraje son significativamente inferiores a los plazos judiciales por lo que resultan alternativas muy ventajosas en la resolución de conflictos interpartes.

 

 El Mediador:

  • Es un profesional cualificado, procedente del trabajo social, la psicología o la abogacía, con una formación específica y amplia en este tipo de procedimientos.

 

En España la trayectoria en este sentido es mucho más reducida, la Ley de Mediación en Asuntos Civiles y Mercantiles ha llegado a nosotros en el año 2012. En ella queda recogido el perfil profesional exigible al profesional de la mediación, sus ámbitos de aplicación, qué efectos produce la mediación,principios informadores de la mediación, regulación de la mediación realizada por medios electrónicos, etc.

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra Política de privacidad y cookies. Ver política