Ámbitos de actuación de la mediación

La mediación es una de las posibles herramientas de qué disponemos para solucionar controversias sin acudir a los tribunales. Estas herramientas se engloban dentro de las ADR, que traducido del inglés significa resolución alternativa de disputas. Como leemos en el artículo "La ADR y la mediación" contamos con la posibilidad de utilizar la negociación, la conciliación o el arbitraje también.
 
A partir del 23 de noviembre de 2012 se modifican las tasas judiciales que deben pagar los ciudadanos al emprender un proceso y aumenta su coste: Ley 10/2012 de 20 de noviembre

Las ventajas que supone para las partes la utilización de estas herramientas alternativas son, en comparación con un procedimiento judicial, la rapidez, la eficacia y el menor coste emocional y económico.

Según la Ley 5/2012 de 6 de julio, de Mediación en asuntos civiles y mercantiles la mediación está legitimada para actuar en "asuntos civiles o mercantiles, incluidos los conflictos transfronterizos, siempre que no afecten a derechos y obligaciones que no estén a disposición de las partes". Aplicado a la vida ordinaria, lo que esto significa es que podemos utilizar la mediación siempre que exista un conflicto entre individuos, entre individuos y empresas, entre grupos de personas, en una comunidad, etc.

Por tanto encontramos mediaciones por ámbitos, entre los que mencionamos:

  • Medición familiar
  • Mediación escolar
  • Mediación comunitaria
  • Mediación hipotecaria
  • Mediación laboral
  • Mediación penal
  • Mediación en consumo
  • Mediación transfronteriza
  • Mediación en salud
  • Etc.

El abanico y las posibilidades de aplicación son tan ámplios como extensos los campos y las situaciones en las que se pueden producir diferencia de opiniones, controversias, disputas, conflictos o enfrentamientos.

En los últimos tiempos estamos viendo como el uso de la mediación y de los Métodos Alternativos de Resolución de Conflictos (MARC) han sido utilizados con éxito en los procedimientos de ejecución hipotecaria en nuestro país.

Vivimos en una sociedad fascinada por la competencia, la competitividad y por las situaciones perdedor-ganador. Donde el paseo por los tribunales es de obligado cumplimiento para resolver diferencias, un paseo que no resulta agradable para las partes ni para la burocracia de los tribunales.

Los principios de que se nutre la mediación son:

  • La voluntariedad de las partes.
  • Igualdad de las partes.
  • La imparcialidad del mediador.
  • La neutralidad.
  • La confidencialidad del procedimiento.

El acuerdo que las partes obtienen tras el proceso de mediación puede elevarse a escritura pública presentándolo ante un notario. El notario comprueba que el acuerdo se ajusta a derecho, es decir, que no es contrario a las leyes. Este acuerdo obtiene titulo de ejecutividad y las partes deben respetarlo. Los acuerdos son válidos en toda la Unión Europea. El juzgado de Primera Instancia del lugar en el que se haya firmado el acuerdo será competente para la ejecución de los acuerdos de mediación.

Estos métodos son novedosos en nuestro país, pero acumulan una larga trayectoria en otros países europeos, en EEUU, Canadá o Australia, donde en muchos casos es condición necesaria haber pasado por mediación antes de iniciar un procedimiento judicial.

Si quieres leer más sobre las ADR y la mediación visita La ADR y la mediación. 


 

 

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el anáisis de sus hábitos de navegación. Si continúa navegando, consideramos que acepta su uso. Puede obtener más información en nuestra Política de privacidad y cookies. Ver política